Me fui de Asturias

326205_10150741918960031_1722253102_oHoy hace 4 años que cogí el avión para ir a Barcelona a buscar trabajo, sin saber que sería para no volver.

Después de varios años trabajando como becaria… sí, digo trabajando porque cuando eres becaria en fábrica o en la Universidad, no sirves cafés o haces fotocopias como creen algunos, sino que trabajas codo con codo con el resto de la plantilla. Pues como decía, después de tantas becas, tenía la sensación de que no avanzaba, de que lo único que estaba consiguiendo era tener unos ahorrillos y experiencia en casi todo tipo de tareas, pero nada más, de que no podría independizarme si no me iba de allí… Y así hice. Decidí marcharme allá donde suponía que tendría más oportunidades con mi formación.

El viernes 27 de enero de 2012, con una maleta y un portátil, cogí un vuelo con Spainair. Me quedaría en casa de un amigo que vivía en Barcelona durante unos días. Yo había pensado en coger el billete de vuelta para diez días más tarde, pero él me convenció de que no lo hiciera, ya que si me salían entrevistas de trabajo probablemente tuviera que alargar mi estancia y cancelarlo. Por lo tanto le hice caso, y me fui con mi billete de ida. Casualmente ese viernes fue el último día que volaron los aviones de Spainair ¡! ¿Acaso mi amigo lo sabía? No, así que podemos llamarle desde ahora “el brujo”.

Llegué un viernes, pero en aquella época era becaria en la Universidad de Oviedo y no tuve ni un minuto para buscar ofertas de trabajo en Barcelona, ni preparar entrevistas… ¡Nada! Hasta el mismo día de marcharme tuve trabajo que hacer para la Universidad. Por lo tanto mi primer fin de semana en Barcelona estuve inmersa en el ordenador, en una casa desconocida, buscando ofertas laborales que encajaran conmigo, intentando localizar empresas que pudieran “necesitarme”, a las que pudiera ir en transporte público y en las que no se me exigiera hablar catalán. Localicé cuatro. El lunes envié un email a cada una con mi Curriculum Vitae, y el martes me presenté en persona para entregar el mismo CV en papel.

Una vez me dijo un profesor de la Universidad: “Es mejor que te conozcan por dar la lata, a que no te conozcan. Así tendrás más posibilidades de que cuando necesiten a alguien se acuerden de ti”.

Total, que ese mismo martes me llamaron para hacerme una entrevista de trabajo, y el jueves me incorporé al puesto.

IMG_20160127_085642

Aún guardo el billete de avión, me trae muy buenos recuerdos. Si lo miro pienso en que: quien algo quiere, algo le cuesta; que quien no llora no mama y que quien la sigue la consigue.

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s